10
Jul

Por qué los servicios administrados de Kubernetes son una tendencia clave

Por Maxime Hurtrel, Product Manager en OVH

Desde la realidad aumentada hasta las soluciones basadas en inteligencia artificial, las tendencias tecnológicas tienen el potencial de hacer nuestras vidas cotidianas más eficientes y estimulantes, siempre y cuando comprendamos todo su potencial y sepamos aprovecharlo. Y el cloud no es una excepción.

Los proveedores de cloud siempre intentan ofrecer simplicidad y eficiencia a sus clientes. La tecnología de contenedores ha sido crucial en los avances que las empresas han realizado en este sentido, ya que, gracias a la orquestación del software, les ha permitido gestionar y ejecutar una multitud de operaciones complejas.

Utilizando un servicio de Kubernetes administrado, las empresas pueden ahora llevar esta eficiencia operativa al siguiente nivel, ahorrando tiempo y recursos que antes debían destinar al mantenimiento de toda la infraestructura.

Sistemas de contenedores

Los contenedores se crearon precisamente con el objetivo de aportar simplicidad al desarrollo y las operaciones de software. Sin embargo, migrar software entre distintos entornos de computación, por ejemplo, de un ordenador a un entorno de pruebas, es un camino lleno de baches. Aunque un contenedor permite trasladar software fácilmente de un entorno a otro, las empresas necesitan una manera de organizar los propios contenedores.

Muchas organizaciones (concretamente, un 83 % en todo el mundo) utilizan Kubernetes para afrontar este problema. Gracias a esta tecnología, es posible orquestar múltiples contenedores asignando de forma fluida y eficiente los recursos necesarios de procesamiento, almacenamiento y red. A continuación, analizaremos en profundidad por qué las soluciones como Kubernetes son cada vez más importantes para los negocios de hoy.

Mejora de la experiencia del usuario final

Kubernetes no sustituye a la propia infraestructura, sino que limita las posibles consecuencias de un problema en la infraestructura fija localizada. Esto se logra repartiendo horizontalmente los servicios críticos en varias máquinas virtuales (nodos), para así mantener un buen nivel de servicio y permitir al usuario final identificar fácilmente los nodos problemáticos.

Además, algunos contenedores modernos son autoescalables. Esto significa que el número de réplicas de una máquina puede ajustarse dinámicamente en determinadas situaciones. Así, durante un pico de tráfico, su número puede aumentarse para distribuir la carga y evitar que afecte al servicio —con las consiguientes pérdidas— y a la experiencia de los clientes. Cuando este servicio se combina con un equipo externo profesional, se quita un gran peso a los equipos internos.

Sin ataduras a un único proveedor

Las empresas no solo buscan en la tecnología del cloud una infraestructura, sino también una plataforma. Exigen un servicio Kubernetes que, además de ser open source, sea compatible con cualquier solución Kubernetes pura, sin los inconvenientes de la instalación o las operaciones. Y así es el servicio Managed Kubernetes de OVH: de código abierto y diseñado de manera nativa para el cloud.

Esto quiere decir que las organizaciones gozan de total libertad para recurrir a múltiples proveedores y así crear experiencias de cliente competitivas. Si, por ejemplo, una organización quisiera migrar una aplicación de una infraestructura a otra, sería imposible hacerlo utilizando alternativas propietarias restrictivas. Los servicios de Kubernetes administrados facilitan esta tarea, de modo que las empresas ya no tienen que gestionar el complejo proceso de desplegar y mantener un entorno de Kubernetes seguro.

Por otro lado, a medida que la tecnología evoluciona, las empresas otorgan cada vez mayor importancia al servicio de soporte técnico de sus proveedores tecnológicos, que debe permitirles gestionar con eficacia el rápido crecimiento del volumen de datos. Aunque el uso de servicios de Kubernetes administrados está muy asentado entre las principales empresas nativas del cloud, la mayoría de grandes empresas todavía no lo han adoptado plenamente. Quienes den el salto a Kubernetes reducirán la complejidad de la gestión de sus datos y de las operaciones, y así podrán impulsar el crecimiento de su negocio.

Related Post

Leave a Reply

Follow Us On

Newsletter