robótica
24
May

Crear comunidades abiertas para la robótica social

OPEN SOURCE, LA COMUNIDAD MÁS INTELIGENTE DEL MUNDO

Crear una comunidad no es vender un producto sin más. Estas palabras recogen la filosofía de vida del ingeniero sevillano Bernardo Ronquillo.  En el verano de 2010 su vida dio un giro inesperado. En su mente apareció el fogonazo de acercarse a la psicología y especialmente de los niños con autismo. “Me sorprendió descubrir que durante buena parte del siglo pasado se pensaba que las personas con este trastorno tenían la cabeza literalmente vacía; algunos llegaban incluso a afirmar barbaridades como que no eran seres humanos».

Ronquillo nos recuerda que «las personas con autismo y los niños en particular, son literales, no entienden o no pueden interpretar las bromas. Si a un pequeño le mostramos un vaso de pie, lo reconoce como vaso. Si se lo mostramos tumbado, ya no lo reconoce como un vaso… ¡curioso, igual que le sucede a una máquina!».

Tras esta reflexión el ingeniero puso en marcha un sueño: utilizar Open Source & Software Libre para crear un robot social que ayude desde bases científicas a niños con autismo u otros trastornos del desarrollo.

robótica

En estos años de intenso trabajo, Bernardo Ronquillo ya ha presentado en sociedad al tercer prototipo del robot social IO (Intelligent Observer) que se llama Eva, al cual le han antecedido Rapunzel primero y Nemo después. Llegará hasta seis modelos diferentes en los que se están probando diversas funcionalidades, al objeto de seleccionar aquellas que mejor sirvan a la interacción persona-robot. Esta mascota con inteligencia artificial sigue con la mirada, juega, baila, cuenta cuentos y en definitiva es una herramienta de estimulación, no es un juguete.

Los familiares que conviven con un niño con Trastorno del Espectro Autista (TEA) valoran enormemente que un robot les ayude en algo tan “sencillo” como que el pequeño fije la mirada en una máquina social, ya que las habilidades sociales son la función más afectada en este trastorno. Por eso los distintos prototipos de IO están ahora en fase de validación en colectivos como la Asociación Autismo Sevilla o centros como el Hospital Virgen Macarena en Sevilla a través de la dirección de Rafaela Caballero, profesora de la Universidad Hispalense. Pronto estarán también el Hospital Victoria Eugenia de Cruz Roja en la capital andaluza.

robótica

Los pasos de IO y la interacción con él se pueden experimentar también con el teléfono móvil, el cual pertenece al mundo de dispositivos conectados a IO: ahora controlas los movimientos del robot simplemente movimiento el móvil a modo de volante, ahora lo mandas a dormir con el simple gesto de poner el teléfono boca a abajo en la mesa, o lo despiertas dándole la vuelta, etc.

¿Y cómo es posible todo esto? Pues simplemente gracias a la comunidad más inteligente del mundo, la del software libre. Inteligentes porque han entendido que el verdadero progreso de la humanidad consiste en compartir lo aprendido para que los que vienen detrás puedan reutilizar y hacer software y máquinas cada vez más útiles para las personas. Así, IO está basado en el sistema operativo Open Source por excelencia, Linux, y está integrado por piezas de código abierto que unidas producen esta nueva funcionalidad de interacción social. Entre ellas:

  • ROS. Robotic Operating System
  • Open CV, librería de visión artificial
  • CMU Sphinx, software de reconocimiento de voz
  • y muchas más

En la fase actual del proyecto se conecta a los robots en red vía internet (un robot-un niño), para que de esta forma puedan hablar entre sí, y los terapeutas puedan utilizar los datos generados para mejorar la calidad y eficacia de la intervención. Uno de los objetivos es crear una comunidad real de ayuda.

robótica

El uso de robots en el autismo no es una novedad, lo sorprendente de la start up Psykia Tecnología Social es comercializarlo por un precio menor a los 1.000 euros. Otras máquinas están entre 6.000 y 20.000 euros por unidad. Estos costes y los complejos software alejan a las familias interesadas.

¿Te imaginas cómo habría sido el crecimiento de la industria del automóvil sin el apoyo incondicional de numerosas personas? Primeros prototipos que literalmente iban a pedales. Está claro que hoy aparcaríamos un coche así, no saldría al mercado. La mente abierta nos dice que la Inteligencia Artificial está casi en pañales. El robot social IO es un ejemplo del paso revolucionario ante el que estamos. Un salto meteórico que previsiblemente pasará a la historia como una de las primeras herramientas que ayuda a las personas con autismo y otros trastornos del desarrollo.

¿Estás preparado para dar un SALTO ROBÓTICO? ¡¡Os esperamos en OpenExpo!!

Artículo redactado por Elisa Macías de Psykia Tecnología Social

Leave a Reply

blank