24
May

Reticencias en la sociedad respecto a la transformación digital

¿Hay reticencias en la sociedad respecto a la transformación digital? Sí, y muchas. ¿Cuál es la labor de los que nos dedicamos a la transformación digital? Romper ese miedo. ¿Y cómo podemos hacerlo? Demostrando lo que decimos. Pero demostrarlo de manera objetiva, con datos, con experiencias reales, con casos de éxito.

Todas las empresas han tenido siempre procesos de negocio, solo que éstos no estaban plasmados, éstos estaban en el aire, los respiraban los trabajadores, pero era muy fácil no seguir un proceso. Todo el mundo realizaba cualquier solicitud en la máquina del café, en los pasillos, y apoyado en la puerta del despacho del responsable. Posteriormente, y aún muchas empresas así lo hacen, se mueven por correo electrónico, arriba y abajo correos electrónicos. ¿Pero somos capaces de detectar qué problemas genera el correo electrónico? Seguramente si hiciéramos una encuesta entre la sociedad actual, un amplio porcentaje somos usuarios muy activos del correo electrónico. Y seguramente todos nos hemos encontrado perdiendo mucho tiempo intentando localizar un correo electrónico. Por tanto, ¿es lógico plasmar esos modelos de negocio en correos electrónicos que circulan libremente por la red? La respuesta es tajante: no. Por dos motivos: porque no hay establecidas reglas de procesos de negocio, y porque no tenemos la trazabilidad de esos procesos ficticios.

Está claro que todos estamos convencidos que tienen que haber procesos de negocio dentro de las empresas, y está claro también que hay veces que esos modelos habrá quien intente saltárselos para conseguir un objetivo. Por tanto, si la dirección de la empresa tiene claros cuáles son los procesos de negocio, y es capaz de plasmarlos en un papel, digitalizarlos es la única solución para estar convencidos que se cumplen al 100%. ¿Por qué? Porque el entramado digital nos asegura que un usuario podrá hacer sólo aquello que hemos definido que pueda hacer, tanto a nivel de petición, como a nivel de autorización. Cuanto más pensemos en nuestro modelo de negocio antes de intentar implementar un gestor de procesos de negocio, más cerca estaremos del éxito.

Hace ya años que las empresas se encaminaron hacia la transformación digital disponiendo de un ERP que les ayudara a llevar todo el control interno de la empresa ¿Sabéis que pasó al principio del fenómeno ERP? ¡Efectivamente! ¡Muchos usuarios fueron reticentes! ¡Vaya paralelismo! En cambio, ¿alguien se atrevería a volver atrás y realizar todo lo que hacemos en un ERP de manera manual? Imposible, ¿verdad? Pues este es el futuro más próximo que tenemos en el horizonte. Tenemos que conseguir hacer entender al personal la necesidad de disponer de unos procesos de negocio digitales, y hacer entender de la necesidad de ellos. Es un camino que parecía impensable hace años, pero que ahora cada vez más empresas ya han ejecutado, y cada vez más empresas ven como una necesidad imperiosa.

Al final, la sociedad, el ser humano, siempre es reacio a cualquier cambio. ¿Cuánto nos cuesta cambiar de coche? ¿Y de piso? ¿Y de puesto de trabajo? Somos así, es inevitable. Pero eso no quiere decir que no cambiemos, ¿verdad?

La experiencia que ya tenemos como sociedad en la transformación digital nos dice que el camino es el correcto. El objetivo de la empresa sin papel, la industria 4.0 y todos esos lemas que cada vez resuenan más en nuestras cabezas, no son una utopía, sino una realidad, cada vez más latente entre el tejido empresarial, y cada vez más latente entre la sociedad. ¿Cuántos imaginábamos hace 15 años que hoy en día tendríamos una dependencia total y absoluta de un dispositivo móvil? ¿Éramos capaces de imaginar lo que podríamos hacer con ese aparato? Es increíble, ¿no? Pues dentro de unos años nos daremos cuenta de que ya no podemos vivir sin un gestor de procesos de negocio, que a veces podrá integrar un ERP, y a veces no. Cada vez la sociedad evoluciona más, y cada vez está más preparada para el cambio. Ya es una realidad que podemos ver en muchas empresas. Y no sólo empresas grandes, sino también muchas pymes. La reflexión que hace mucha gente de: “Es caro. Yo no puedo invertir en eso”, es porque nadie les ha explicado los beneficios. Nadie les ha plasmado las mejoras. Nadie les ha hecho abrir los ojos.

Apunten esta frase: “La transformación digital dentro de 10 años será historia”. El momento es ahora. Mañana quizás es tarde.

 

 

 

 

 

 

By Txema Ramírez, Software Division Director de RIC.DOC

 

Leave a Reply

Follow Us On

SUBSCRIBE NEWSLETTER