12
Ago

¿Cuál es la edad de FinTech?

«El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos» (Henry Ford.)
Aunque no existe una única definición para el término FinTech, una de las más extendidas es modelos de negocio financieros basados en los nuevos hábitos de mercado. Se trata de un sector que en el año 2018 atrajo un volumen de inversión de $39,57 mil millones con un crecimiento interanual del 15%. Desde la perspectiva de financiación, se traduce en 52 millones de rondas y 2475 inversores.
El fenómeno FinTech ocurre a escala Global; las operaciones fuera de los mercados que podríamos denominar core (EEUU, Reino Unido y China) van ganando cuota (39%). Se trata de una industria que concentra a 39 unicornios – aquellas startups que desde su fase inicial han levantado 1000+ millones de financiación.
¿Pero sabías que la historia de las FinTech se remonta más de 150 años atrás? Los especialistas diferencian 3 fases:
  • FinTech 1.0. (2ª mitad del SXIX): Franck McNamara fundó la primera tarjeta de crédito. Permitía pagar en restaurantes de Nueva York a cambio de una comisión del 7%.
  • Fintech 2.0.  (Mediados de los 60 hasta la 2ª mitad del siglo XX). Se estrenó el cajero automático que evitaba colas y permitía retirar dinero fuera del horario de oficina. Además el Black Monday sirvió de punto de inflexión para el despegue de los pagos electrónicos, apalancándose en la digitalización y la posibilidad de dar salida a stocks de forma masiva abaratando los costes.
  • FinTech 3.0. (Desde 2008). Nuevos modelos de negocio que se apoyan en la fusión de la tecnología y las finanzas para mejorar el día a día del usuario. Con foco en microsectores especializados y procesos no necesariamente ligados a la Banca tradicional, el volumen de empresas que levantan fondos alcanza un nuevo record duplicándose en los 5 últimos años. Análogamente el volumen de inversores también se duplica, siendo un 67% inversores corporativos.
Hoy nos hemos acostumbrado a vivir en un mundo «hiperconectado» y en una dinámica de cambio constante. Esto nos sitúa ante un reto que combina la dimensión tecnológica, regulatoria y del dato.
Entender las nuevas tecnologías, nuevos modelos de negocio y los cambios de comportamiento en las personas y las organizaciones es fundamental para capitalizar ideas y oportunidades que ayuden a las empresas a mejorar, desarrollarse y crecer.
Para debate: ¿cuál es la próxima parada de este viaje y el factor determinante para el éxito?

Related Post

Leave a Reply

Follow Us On