blank
9
Abr

Innovación abierta para resolver el problema de la despoblación – Santiago Cantalapiedra

En el pasado mes de marzo tuvo lugar en el Hueco de Soria la primera sesión de cocreación del G100 (50 hombres y 50 mujeres relevantes en 12 campos relevantes) de TERRIS buscando la nueva ruralidad, de tal forma que pudieran surgir nuevas propuestas que cambiasen el concepto de ruralidad para evitar el proceso de despoblación de muchas zonas de la España.

Una de las propuestas, donde principalmente trabajamos para conseguir mejorar las infraestructuras tecnológicas para el acceso a Internet se basó en una propuesta denominada Rural Hacking. ¿En qué consistía? Básicamente en aplicar un proceso de innovación abierta entre varios actores relevantes como son la ciudadanía, empresas ubicadas o que deseen ubicarse en lugares despoblados y administraciones públicas, de tal forma que entre todas ellas hicieran posible el lanzamiento de proyectos que fueran capaces de mejorar la conectividad (en un primer lugar) para conseguir mejorar o conseguir mejoras con retornos de la inversión económica, social y medio ambiental. De esta forma, con la inversión realizada por los distintos actores, se pueden convertir todos ellos en los principales beneficiarios de estas inversiones, ya que se generaría un concepto similar a los “montes de socios” donde los pinares o tierras sin cultivo, como son bosques o similares de un pueblo o comarca, son propiedad de toda la comunidad para su uso, disfrute y manutención, de tal forma que el activo pueda crecer en valor repercutiendo directamente en el bien de todos los participantes.

Además, aparte de encontrarlo en un entorno de colaboración abierta, para conseguir generar activos relevantes que pudieran solventar distintos problemas presentados a cada uno de los actores (y cada uno con sus lícitos objetivos), también se recurrió en el proceso de cocreación a uno de los principales aspectos relevantes de la innovación abierta: la compartición de buenas prácticas para la mejora por parte de la comunidad.

Este aspecto sería muy relevante porque en función de cada una de las instancias federadas de Rural hacking y de sus aprendizajes en puesta en marcha del modelo, se irían adquiriendo y mejorando conocimientos que serían compartidos por el resto de las instancias, consiguiendo aplicar y modificar para cada una de ellas, las buenas prácticas desarrolladas e implementadas en otra. Además, al ser el nodo central el que puede recoger los aprendizajes, también puede unificar demandas para que posibles proveedores o servicios sean más accesibles al realizar compras o adquisiciones de forma grupal, consiguiendo generar incluso economías de escala. Una vez más, en entornos donde se requiere dar respuesta a problemas complejos como es el reto de la despoblación, se ha podido utilizar la innovación como propuesta fundamental para mejorar la vida en estos entornos desfavorecidos, haciendo una colaboración económica y de conocimiento entre distintos actores, e incluso, entre otros nodos más distantes.

Leave a Reply

blank