18
Dic

Innovación abierta como patrón de comportamiento

En los últimos tiempos, estamos escuchando en varios medios y hablando con grandes empresas que la innovación abierta es la solución para muchos problemas relacionados con aspectos que no son el core de su negocio. Está muy bien que tratemos sobre estos aspectos, pero debemos recordar que la forma en que surgió el concepto de innovación abierta se debe a observar los patrones de comportamientos de pequeñas empresas.

Estos patrones permitían afrontar retos de forma conjunta entre distintas empresas que desearan resolver un reto, a las cuales, de forma independiente, no podían hacer frente por el gran coste en tiempo y dinero que les suponía, o lo que era peor, dejar de focalizarse en las principales acciones que conseguían generar el negocio que tanto les había costado.

No hay que ser muy agudo para encontrar porque anteriormente las grandes empresas no se decantaban por este tipo de soluciones. Corporaciones o compañías de tamaño grande han solido mirar a su interior en la búsqueda de las soluciones a los problemas que pudieran encontrar. Además, en muchas ocasiones, directivos o mandos intermedios entendían que las soluciones generadas suponían una ventaja competitiva para sus competidores, cuando en algunos casos, al estar dentro de sus procesos de soporte, no suponían una ventaja significativa para afrontar unos mercados que poco a poco se iban volviendo cada vez más competitivos.

También estratégicamente, adaptarse a este tipo de propuestas supone un cambio cultural importante. Estas corporaciones habitualmente tenían una gran integración vertical entre sus propios procesos. Por este motivo, permitir una apertura para conseguir generar distintas sinergias entre organizaciones para solventar un problema común, les supone un gran cambio cultural y organizativo, ya que no son sólo compañeros de su organización los que hacen posible la implantación y definición de la solución, si no distintos miembros de distintas áreas de empresas que, posiblemente, no confluyan con la organización en ningún aspecto.

Afrontar este tipo de propuestas requiere además de incorporar una gestión de proyecto diferente a la que muchas grandes organizaciones suelen estar habituadas. Propuestas como SCRUM o Kambanson básicas para afrontar los retos y posibles eventualidades en un entorno cambiante casi por minutos y con la necesidad de compartir toda la información posible de forma rápida y abierta, de manera que las formas de gestión de proyectos predictivas quedan relegadas al no poder dar respuesta a las necesidades identificadas relacionadas con el desarrollo y la solución del problema.Para profundizar más en este punto, desarrollaremos la próxima entrada sobre como entendemos la gestión de proyectos para proyectos de innovación abierta. (No os olvidéis leerla)

Por este motivo y por muchos otros, cambiar la cultura de las organizaciones para afrontar propuestas de innovación abierta supone cambios de relevancia en las organizaciones, tanto a nivel de procesos como a nivel de personas relacionadas con la cultura, las cuales sufren un proceso de transformación cultural sobre la forma de enfrentarse a problemas existentes y localizados.

Santiago Cantalapiedra Alcoceba

Consultor innovación-Business Designer y cofundador Cocreanet.

Photo by James Pond on Unsplash

Leave a Reply

Follow Us On