blank
16
Nov

¿Qué es la Inteligencia Emocional Artificial?

¿Qué es la Inteligencia Emocional Artificial?

El área de la psicología, entro otros, tiene como desafío la transmisión a las personas de la identificación de sus emociones. Si bien es cierto que existe mucha ambigüedad sobre cuáles serían las emociones básicas. Más aún que qué metodología se puede utilizar junto con la IA. A continuación, conoceremos cómo se relacionan ambas, además de conocer algunos equipos que trabajan con ello en su día a día.

Aunque existen diferentes teorías sobre las emociones, lo cierto es que coinciden en que es una reacción que no se puede disimular fisiológicamente. Así es que, si partimos de 4 o 6 emociones, lo cierto es que presentan diferentes intensidades y diferentes grados de emociones, por ejemplo, la cólera es una intensidad más alta que la emoción de enfado. Pero, además, existen diferencias culturales en esa expresión de las emociones. Aquí es donde se pone interesante para el mundo de la ciencia de datos.

La aplicación de la Inteligencia Artificial con las emociones es una rama llamada Inteligencia Emocional Artificial y es algo así como conocer de una manera artificial el estado emocional en el que se encuentra una persona. Lo que se pretende es crear algoritmos para poder procesar e identificar las emociones (como por ejemplo el enfado o la tristeza).

Aplicaciones de la Inteligencia Emocional Artificial

Pero nada más lejos de la realidad, estos algoritmos existen y hay equipos que trabajan en esta rama. Como algunos ejemplos que veremos a continuación:

  • Smart Eye: líder del panorama de la Inteligencia Artificial en el ámbito del comportamiento junto con Affectiva, (de las plataformas más conocidas sobre Inteligencia Emocional Artificial). Realizan una investigación de mercado para hacer un análisis de cómo las personas interactuamos con ciertos contenidos, servicios y productos.
  • Microsoft: Tiene un equipo que se dedica a desarrollar tecnología para promover el bienestar y la inteligencia emocional artificial para sí detectar estados emocionales. El equipo que se dedica a este ámbito se llama HUE y su reto investigar áreas relacionadas con la empatía para llevarlos a productos de Microsoft.

Estos son solo dos ejemplos en los que se trabaja junto con la Inteligencia Emocional Artificial, un campo en el aún queda mucho por investigar, pero a la vez donde surge la importancia de que haya personas en el campo de la inteligencia artificial que sean habilitados y especializados en emociones.

 

Más artículos de Cristina Pérez Lozano

blank