blank
27
May

Consigue ese NFT antes que nadie

Consigue ese NFT antes que nadie

Cualquier tecnología que aparece crea una expectativa muy alta, luego esa expectativa acaba bajando, y entonces es cuando la metodología y la tecnología mejoran quedando en un punto adecuado o idóneo. Esta es una máxima aplicable a todas las tecnologías, y Gartner se encarga con sus gráficos e informes de guiarnos en cada una de ellas, para que sepamos el punto en el que se encuentran.

Digo esto, porque el primer NFT llamado Rare Pepe, que por cierto ahí sigue funcionando y acumulando valor, se creó en la blockchain de Bitcoin. Pero seamos sinceros, Bitcoin nunca ha estado orientado a smart contracts y aunque los tenía, no se desarrollaban al nivel complejo que iban requiriendo los NFTs. Y entonces, Ethereum cogió el relevo de los smart contracts, mejorándolos de tal manera que actualmente es uno de sus pilares fundamentales. Y claro, un desarrollador de hoy, no piensa ni por asomo crear un NFT en Bitcoin.

Y es que Ethereum ha visto un potencial muy grande en los NFTs y por ello, su plataforma blockchain se orienta a que los desarrolladores puedan programar un smart contract para un token NFT y en ese programa vuelquen toda la libertad creativa que les invada, ya que cualquier cosa que nos podamos imaginar podría ser almacenada dentro de un token NFT, unas veces con más éxito que otras, también es verdad. Ah, y mientras el Ether subiendo.

Pues el blockchain de Ethereum se está tomando tan en serio el tema de los NFTs, que están desarrollando un universo de herramientas entorno a ellos muy potente, y han creado unos estándares, como el ERC-1155 que permiten crear NFTs de forma sencilla, buscando compartir, intercambiar e integrar. Aspectos éstos que ya están predominando en blockchain o en la web 3.0 a pasos acelerados. De hecho, el ERC-1155 puede hacer las mismas funciones que un token fungible o uno no fungible o ambas a la vez. Esta es la versatilidad de Ethereum y de sus tokens. Y por qué integrar y compartir?, pues porque hay otras plataformas blockchain, que se están poniendo las pilas a la hora del desarrollo de smart contracts, pero aquí la importante es Ethereum y al fin y al cabo, a todas las demás les interesa estar integradas con Ethereum.

NFT, un cambio de paradigma

Cuando un desarrollador está programando un token no fungible está garantizando que los tokens permanezcan inmutables y de forma inalterada en la blockchain. Y a partir de aquí, surge una de sus características principales, la singularidad, ya que otro token podrá ser parecido, lo podrán copiar, pero no tendrá características idénticas. Y en ese mismo momento, surge el principio de escasez, que se apoya en la singularidad y particularidad, para revestir este NFT de un carácter de privilegio. Yo tengo algo que nadie más tiene. Mediante este token no fungible, te conviertes en el poseedor de un bien digital, que ha sido emitido y programado con características únicas e irrepetibles. Y somos poseedores de un token que no se puede dividir, ni destruir.

Por eso un NFT tiene tanta importancia cuando hablamos de identidad digital, porque puede ser representada en un NFT, donde aparece que cada persona tiene una identidad única y protegida.

Sin embargo, el concepto de NFT va mucho más allá. Estaríamos hablando de un cambio de paradigma. Es verdad que, para parte de la población, este fenómeno pueda parecer excesivo, pero para los nativos digitales es algo que ya están incorporando. Y es que lo que a mí me puede parecer que tiene valor, no tiene por qué coincidir con otra persona. A lo mejor un niño prefiere un NFT de Fornite, en vez de la paga que recibía yo cuando era niño, porque eso le da un valor, con el que puede comprar o intercambiar y así acceder a skills o armas, en ese mundo virtual en el que están creciendo.

En el mundo real se han subastado prendas de artistas o actores famosos, instrumentos musicales que pertenecieron a leyendas o cartas de insignes personalidades, es a lo que estamos acostumbrados. Pero, si lo pensamos, no es el mismo concepto?. Pues si eso lo llevamos a lo digital, tenemos un NFT. Con una diferencia. Las nuevas generaciones ya valoran más lo digital que lo real y que tengas la espada con la cual se ha ganado la final del campeonato mundial, se podría asemejar a tener las botas con las que Iniesta logró el gol que valió el único mundial de fútbol que tiene España, por poner un ejemplo.

Esa espada sería no fungible porque no la podrías fraccionar. Su valor seguirá siendo tal, mientras se mantenga entera. Imaginaos que tuviéramos la espada romana de Marco Antonio o la de D’Artagnan. No tendría sentido dividirla y perdería valor. Pues un token NFT da exclusividad por el principio de escasez y de no fungibilidad. De hecho, en el mundo de los videojuegos si tienes el token del coche que ha ganado el campeonato más importante del mundo te da un status social superior y una dimensión de coleccionable. Sé que esto todavía no se adapta a nuestra mentalidad, pero hay generaciones que lo traen ya de serie.

El concepto de escasez digital

Todo esto lo ha posibilitado Blockchain permitiendo transferir valor sin intermediarios, de manera segura, transparente e inmutable. Tokenizar bienes digitales que aparezcan en los juegos y que los comercialicen sin problemas. Cuando tokenizas un bien, lo puedes exponer en DeCentraland o venderlo en un MarketPlace cualquiera, ganando cryptomonedas. Con todo esto, se está generando una economía virtual, que puede estar relacionada con el juego o con cualquier otro sector, pero que empieza a mover mucho dinero virtual. Lo cierto es que Blockchain da una verificación de autenticidad de cada uno de los NFTs que se crean como registro único en Ethereum y cualquier copia que se realice, se contrasta con la información pública del activo digital original y comprobando fechas e identificativos varios, se acaba viendo cuál es la copia y cuál el original, sin lugar a dudas. Porque esto es transparente y si vas con una copia, todos saben que es una copia, pero, ay amigo, si llevas el original!!!

Podríamos pensar que los jugadores de una Comunidad no quieran jugar con un jugador si su arma no es un NFT (original)?, o en esta Galería no te permiten exponer tu obra si no es un NFT? Y es que eso daría exclusividad a la Comunidad y a la Galería. Puedes jugar o exponer en otros sitios, pero al final el ser humano tiende a la exclusividad del registro único.

Imaginad que estamos en un famoso juego donde los avatares llevan chalecos de camuflaje y se establece un acuerdo comercial con un fabricante de chalecos haciendo de sponsors y cogemos un chaleco original en el juego y lo tuneamos, diseñándolo con más bolsillos, cremalleras, varios colores, acolchado distinto. Y decidimos que, cada vez que este chaleco se venda, la marca se llevará un tanto por ciento. Mediante blockchain se automatiza al estar grabado en el Smart contract, por lo que cuando esa venta se produzca, a la marca le llegará su comisión por no hacer nada. Los dueños del juego han utilizado un chaleco de camuflaje famoso publicitándolo y encima si se vende, la marca tiene una comisión. O aún se puede abrir más el abanico y si alguien compra el chaleco, va a recibir un NFT, que le va a permitir participar en ese juego exclusivo donde se utilizan esos chalecos u otros. Y quien habla de chalecos, habla de cualquier otro ejemplo, que los habrá mejores.

Desde antiguo, los seres humanos hemos valorado e intercambiado cualquier elemento en función de su oferta y demanda. El concepto de escasez digital es nuevo, y aborda la limitación de recursos en formato digital, que está muy relacionada con la tecnología blockchain y el mantenimiento de su sistema económico descentralizado y en camino hacia lo sostenible. Pero el principio de escasez en general siempre ha existido y ha guiado las relaciones comerciales y económicas.

¿El futuro de los NFTs?

Claro que todavía hay muchas cosas que mejorar en los NFTs. La usabilidad para transferir o almacenar un NFT tendrá que mejorar. Las operaciones que se realizan a través de los Smart contracts cada vez son más pesadas y complejas lo que redunda en altos costes de comisiones y un fuerte impacto negativo en la red al consumir muchos recursos y no ser sostenible, pero todo esto irá mejorando. Lo importante es el concepto. Porque también irán mejorando los standards que potencien la funcionalidad de los NFTs que desarrollen los programadores. Hay que tener en cuenta, que esto acaba de nacer, y que se producirán ajustes, saldrán regulaciones, mejorará la seguridad, pero una cosa está clara, los NFTs han llegado para quedarse.

Más artículos de Luis López

blank