blank
26
Oct

¿Qué representa blockchain?

¿Qué representa blockchain?

Actualmente, un espectro grande de la población estamos viviendo lo que se podría llamar una socialización o democratización del lujo. Cualquiera hoy puede tener un chófer o un cocinero a su servicio, o podemos invertir de forma habitual en bolsa, o accedemos a experiencias como conducir un fórmula 1, viajar en globo o en un crucero. Estas y otras cosas, hace 50 años estaban reservadas a una minoría de la población mundial.

Internet se ha descentralizado y pasado de ser una fuente de información a ser un generador de valor. Es decir, ha evolucionado en una plataforma para hacer negocio, y es justo en este contexto en el que nace Blockchain. Cuando vi lo que representaba Blockchain, es decir, cuando entendí y fui consciente de lo que realmente era Blockchain, me quedé estupefacto, porque fue como si de repente surgiera un internet 2, o segunda parte. Se trataba de todo un cambio de paradigma. El valor que genera Blockchain se encuentra en la Comunidad, porque engloba sociedad, economía y tecnología. Se trata de una tecnología, basada en el DLT (Distribuited, Ledger Tecnology), es decir una base de datos compartida y distribuida de transacciones y otros registros, con múltiples participantes en la red que puede abarcar muchas geografías, instituciones o entidades comerciales, fácil de auditar y verificar, pero muy difícil de modificar.

Deja de existir una entidad centralizada y todos los registros de transacciones son propiedad de los nodos implicados en una red, nodos participantes de esa red que van a compartir idéntica información y todos a la vez de forma consensuada, la almacenan en sus servidores de forma compartida y sincronizada. Por lo tanto, si la red la componen 17 servidores, se hacen 17 copias de una transacción, y como cualquier cambio que se produce en la información necesita el acuerdo de los 17 nodos mediante un mecanismo de consenso y replicado a los 17 y también como cada registro tiene su firma criptográfica, dicha transacción está siendo asegurada de una forma inmutable. Si uno cambia y los demás no, algo falla y no se produce consenso, por lo tanto, no se efectúa la transacción.

¿Qué es Blockchain?

Blockchain es una cadena de bloques, es decir, ficheros de texto que contienen una información. Imaginaos que hacemos una transacción en una red pública o privada con nuestra wallet. Nuestro bloque o paquete se une a la cadena con una marca de tiempo para seguir una continuidad, pero debe llevar la siguiente información para que forme parte de esa cadena. Lo primero es contener el hash del bloque anterior, como si dijésemos un número de serie creado por un algoritmo matemático. También contiene una lista de transacciones en la criptomoneda correspondiente, una información PoW (Prueba de Trabajo, que llamaremos x al ser una incógnita) y por supuesto, toda la información estará encriptada con clave pública y clave privada y sólo puede ser vista por quien la creó.

Es posible que el concepto PoW no haya quedado claro, con eso de la x. Bien, en cada uno de los nodos están los que se llaman mineros, que son los que van a recibir el aviso de que hay una nueva transacción, que van a desencriptar pero sin ver la información. Y por qué reciben ese aviso?, pues porque se van a poner a minar o calcular la famosa x, con ordenadores superpotentes, con el fin de añadir el bloque a la cadena. Es decir, resuelven un problema matemático y el resto de nodos validan que efectivamente ha resuelto ese problema matemático. El primero de los mineros que están compitiendo en el cálculo, consigue el cómputo, avisa y si todo está correcto se lleva una recompensa. Esta es la motivación del minero, pero ojo, ninguno de los mineros que han competido han tenido acceso a la información, sólo a hacer el cálculo para desencriptarla. La x está relacionada con los hash de cada bloque, por lo tanto, si a la información se le cambia una coma, el resultado ya no tiene nada que ver, y no habría consenso entre los nodos.

¿Y su utilidad?

Para qué puede ser útil Blockchain?, pues en la verificación de datos, trazabilidad de productos para evitar falsificaciones o adulteraciones (de hecho ya hay supermercados, distribuidoras y logísticas que emplean esta tecnología para seguir la ruta de sus productos). También podemos certificar cualquier propiedad intelectual o industrial (desde un libro, patente, propiedad). Podríamos tener un histórico de pacientes, enfermedades, medicamentos o registros de sistema educativo a nivel de calificaciones o certificaciones. Podríamos certificar la propiedad de una tierra, una compra-venta o alquiler. Y todo lo podríamos validar con Smart contracts.

Si nos damos cuenta, Blockchain es una tecnología que permite, que partes que no se conocen e incluso no confían plenamente unas en otras, puedan mantener un acuerdo o consenso, acerca del estado y evolución de una transacción, certificado o traceo de forma compartida. Blockchain busca la confianza, y la verdad de un acto en un momento concreto. Con Blockchain nos podemos ir confeccionando nuestro propio curriculum sólo con revisar el historial, una vez validado en una red global de ordenadores. Ahora nosotros confiamos en un banco para tener nuestro dinero, en un ministerio para tener nuestro título universitario, en el registro de patentes si el día de mañana creamos una patente, pero y si esos sistemas son crackeados?. Confiarías más en 17 bases de datos o en una centralizada? El espíritu de Blockchain pivota en el hecho de una múltiple colaboración nada jerarquizada y por supuesto, totalmente descentralizada a la hora de realizar cualquier proyecto. Cuánto mayor sea el número de nodos que participan en la red o Comunidad, más segura será ésta. Y esta es una de las cosas que pueden hacer pensar que Blockchain podría ser principalmente pública.

¿Cuáles son los principales retos a los que se está enfrentando?

Cada una de las redes creadas, ya sea Bitcoin, Ethereum, Iota, Luxoft, Indy, Corda etc… realmente se trata de redes P2P, es decir, redes entre pares, descentralizadas y que requieren de un protocolo para su comunicación. Podría ser una de las redes nombradas, una red mundial? Pues no puede ser que una sola red soporte todas las necesidades del mundo y cumpla con todas las reglamentaciones existentes en cada zona. Para ello, la globalización aún debería avanzar muchísimo más. Por ahora, tendremos redes locales y regionales que interoperan entre sí, hasta escalar luego a redes algo más globales. Todavía es necesario crear estándares por ejemplo en la identidad digital soberana, en protocolos, y en reglamentación.

Junto a globalización de una red mundial, Blockchain necesita superar otro problema y es cómo solucionar el alto consumo energético que suponen los cálculos que se tienen que efectuar. De hecho, la capacidad de cómputo cada vez es mayor, creándose auténticas granjas de ordenadores cuyos cálculos suponen un consumo excesivo y nada sostenible a nivel ecológico. Otro aspecto negativo, es que se ha producido una especulación feroz tanto en el mundo de las criptomonedas, como en los tokens, aunque es verdad que dicha especulación también permite que surjan nuevos proyectos y negocios.

Pero hay una reflexión geoestratégica que merece la pena hacer. Blockchain con la red Ethereum, principalmente impulsada por Europa, frente a EEUU o China, está creando una comunidad donde prevalecen los valores más cercanos al ciudadano, poniendo mucho énfasis en los derechos y libertades, gracias a una regulación justa. Sin duda, en este aspecto, seguimos la tradición europea, que los mismos romanos iniciaron con una civilización basada en la legislación, derecho y sentido cívico. Europa, gracias a Blockchain puede ser un bastión dentro del “far west” tecnológico, que sirva de refugio a capitales, propiedades y empresas, por preservar su seguridad jurídica, protección y confidencialidad de los datos, así como trazabilidad y auditabilidad. No sólo es hacer blockchain, sino también hacer un entorno o plataforma donde colaborar, crecer, y evolucionar en todos los sectores con tranquilidad y futuro seguro. Todo un Estado de Derecho, eso sí, distribuido.

Más artículos de Luis López 

Leave a Reply

blank