blank
25
Sep

Realidad, pero distinta

La realidad aumentada es una de esas tecnologías que cuando la conoces engancha por su espectacularidad y utilidad. Gracias a un dispositivo enfocado a la realidad que tenemos delante, como si fuéramos a hacer una foto, de repente, a través de la cámara aparece una realidad distinta que se transmite a un software que utiliza los magnetómetros o brújulas, escáneres láser como LIDAR que emiten pulsos de luz, sensores de GPS del dispositivo y la proyecta mostrando los activos renderizados en 3D. Reconoce los patrones que tiene delante mostrándonos información y datos superpuestos para el usuario, de forma que cuando giras entorno al objeto dado, éste se mantiene en el mismo sitio haciendo una auténtica ilusión óptica.

La realidad aumentada

Quizás esta tecnología haya sido una de las grandes damnificadas durante los años anteriores debido a temas de conectividad, dispositivos y red, pero qué duda cabe, que el usuario siempre la ha recibido con los brazos abiertos. Lo hizo con el famoso juego Pokemon Go y con la aplicación de realidad aumentada que llevó a cabo Ikea para decorar los salones de las casas con sus muebles.

Para dar realismo, es necesario controlar el tamaño y escala de los objetos con el entorno, saber manejar la oclusión de éstos con respecto a objetos reales, e incluso con otros objetos virtuales con el fin de tener clara la distancia con el usuario y así saber si un objeto puede tapar a otro o no debería. Si esto no se calibra bien, la experiencia y sentido de la inmersión que puede tener esta tecnología se acaba rompiendo. Son vitales las sombras y colores con respecto a esas sombras, y que los objetos no aparezcan flotando, sino que cuenten con la suficiente solidez para que el usuario los detecte como reales, por eso deben parecer que tocan suelo.

La realidad aumentada muestra una realidad complementaria a la realidad que vemos directamente, pero la enriquece con un formato en 3 dimensiones y todo en tiempo real, ofreciéndonos una información más profunda y perceptiva generada por ordenador, sobre nuestro entorno directo.

¿Cómo se está utilizando hoy en día?

Poco a poco ha ido introduciéndose en todos los sectores pero, aunque quizás los pioneros han podido ser el sector del juego y el marketing, actualmente ya aparece en muchos otros, quizás aún con aplicaciones rudimentarias y más enfocadas a temas profesionales, pero que irán mejorando y optimizando todas las capacidades tanto del software como de los dispositivos, sustentados en la red 5G. Inditex la ha utilizado en sus probadores para que los usuarios puedan ver cómo distintas prendas pueden adaptarse a sus gustos sin tener que probárselas y poder realizar en mucho menos tiempo una amplia combinación de prendas y colores.

De todas formas, todos hemos podido utilizar realidad aumentada cuando enviamos stickers o usamos aplicaciones que cuentan con filtros que nos modifican o complementan digitalmente el rostro o cualquier objeto; como pueden ser Snapchat y Tik Tok.

Google la utiliza en Maps, Translate y luego tiene las plataformas ARCode y ExpeditionsAR con tantísimo potencial que en los próximos años podremos ser testigos del cambio profesional que llevarán a cabo las empresas a la hora de relacionarse con el usuario, tanto a nivel comercial, como de venta. Porque tendremos una experiencia de compra mucho más personalizada y adaptada a nuestros gustos, de forma dinámica e interactiva en el que las marcas nos fidelizarán a la hora de satisfacer nuestros gustos y necesidades acertadamente.

AR puede transformar nuestra vida por completo

Pero la realidad aumentada puede ir más allá. Potenciada por auriculares e incluso el uso de lentes de contacto o gafas y conectada a una red integrada, en la que colectivamente se colaboraría en unir todos los datos físicos y virtuales generados por los usuarios (incluyendo espacios imaginativos), clonando espacios físicos reales y compartidos con el resto de la comunidad, se llegaría a suplantar a los smartphones de un mundo bidimensional e interactuando a través de una interfaz 3D completamente inmersiva. Además, la red 5G con velocidades de conexión de 100 Mb/s – 10 Gb/s, así como los avances en el Cloud Computing e incluso el aumento de satélites van a proporcionar ingentes cantidades de datos en memoria, permitiendo imágenes de baja latencia y una muy alta resolución, al proporcionar escalabilidad, inmediatez y portabilidad.

Es importante que la industria lo vaya adoptando y aplicando, por ejemplo, en los parabrisas de los coches, camiones, aviones, etc… para facilitarnos información sin molestar al conductor o piloto y que su uso generalizado baje precios y democratice el acceso a dicha tecnología. Nuestra vida cotidiana se va a transformar por completo.

Imaginaos lo que puede ser explorar un átomo, revisar de arriba abajo cualquier catedral u obra de arte mostrándonos toda la información del estilo arquitectónico y el simbolismo que subyace en sus capiteles, canecillos o gárgolas. Tener información delante acerca de cualquier fenómeno atmosférico o si un astronauta en la estación espacial internacional tiene que salir al espacio para realizar una misión de reparación o mantenimiento, o en la Luna, y en un futuro en Marte o el famoso lucero del alba que es Venus. La Realidad Aumentada nos hará disfrutar de un mundo enriquecido donde los desarrolladores puedan crear entornos de entrenamientos para médicos, mecánicos de aviones, químicos, físicos cuánticos, militares, policías o veterinarios.

Retos de la Realidad Aumentada

Como he comentado antes, usar realidad aumentada a través de un dispositivo como un smartphone o tablet puede ser un ejercicio pesado para el usuario al tener que mantenerlo con el brazo en alto, pero no debemos olvidar que la realidad aumentada va a ser el primer paso. Ya se está intentando solucionar ese punto, a través de los headsets, aunque el precio, de momento, disuade a los usuarios a nivel masivo y es en este punto, donde empezaríamos a hablar de otra tecnología disruptiva como es la realidad virtual. Pero no sólo es el precio uno de los inconvenientes a resolver. La realidad aumentada es una tecnología muy compleja que consume muchos recursos y por tanto genera calor, que puede ralentizar los microprocesadores o acortarlos en el tiempo. Y precisamente, los headsets no parecen ser muy idóneos para tener ventiladores o disipadores por tema de espacio.

Hoy en día, la nanotecnología nos está proporcionando soluciones a nivel de materiales en espacios ínfimos que enfrían o por lo menos no se calientan tanto. Hablaremos en próximas entregas de este mundo nanotecnológico, porque como podeís observar, las tecnologías disruptivas que han ido surgiendo en estos años, no son sólo exponenciales en su capacidad, sino que entre todas ellas se produce la suficiente transversalidad para que esa exponencialidad todavía sea mayor. Se podría decir que entre todas se retroalimentan.

Obviamente los contenidos llegarán más depurados y se podrán compartir en entornos multiplayer, e incluso quizás llegue un momento en que la experiencia no se realice a través de una aplicación, sino desde el propio navegador. El universo de la realidad aumentada ya se está construyendo, y se está haciendo con algoritmos inteligentes que nos van a estudiar para conocernos cuando una dilatación de pupila nos delate ante algo que nos gusta o un gesto labial pueda indicar que algo nos disgusta y de esta forma ofrecernos contenidos atractivos a nuestra experiencia de navegación en los distintos universos en los que nos movamos.

De esta forma, nuestro mundo nos acercará más a cualquier sitio, a cualquier tema, a cualquier evento desde cualquier lugar del planeta donde nos encontremos y tengamos conectividad. Lugares de trabajo, educativos, de recreo, de relax completamente virtuales mediante sistemas protegidos por blockchain, para salvaguardar nuestras identidades y las de nuestros avatares, aumentando la integridad de los datos digitales.

¿Cómo afecta la pandemia a todo esto?

La pandemia global por la COVID-19 va a acelerar los procesos de incorporación de la realidad aumentada a nuestras vidas. En un entorno donde se limitan los contactos, grupos y reuniones, las empresas tendrán que variar en un porcentaje alto su forma de hacer negocios por la necesidad de mostrar seguridad a la vez que eficacia. Y no nos olvidemos que detrás ya está preparada la realidad virtual y extensiva. Todo un mundo de sensaciones y emociones.

Utilidades como ir por una calle de bares y según apuntes a un bar o a otro, vayan apareciendo los pinchos del día, o el menú diario incluso con el plato en cuestión que un camarero virtual te proponga. O por ejemplo, antes de entrar en una piscina podemos ver todos los componentes añadidos y en qué dosis para preservar la higiene de la misma y que automáticamente estén contrastados dichos datos, con una media estadística oficial realizada por Sanidad. O como profesor, salir de excursión al campo con los alumnos y apuntando el dispositivo a una planta, árbol, insecto o cualquier otro animal, puedan aparecer todas las características de flora y fauna tanto visuales como auditivas. O ir a una óptica y probarnos gafas, o en una peluquería probarnos cortes de pelo en vez de verlos en revistas. O probar maquillajes. Gracias a la realidad aumentada, podemos recrear una reforma de un piso como nos apetece hacerla y ver cómo queda. En la construcción se pueden recrear estructuras de vigas en tejados y los arquitectos pueden establecer cálculos sobre el terreno y ver cómo quedan sus diseños teniendo en cuenta las horas de sol, orientación, vegetación de la zona y circulación del aire habitual. En logística, un trabajador de almacén puede tener en su dispositivo toda la información para optimizar el espacio en dicho almacén.

Conclusiones

En definitiva, la realidad aumentada es una tecnología que junto a otras nos va a ayudar a impactar en la sociedad para solucionar buena parte de los grandes problemas del mundo, añadiendo capas de objetos virtuales a nuestros entornos reales, nos podrán indicar en nuestras profesiones toda una serie de protocolos a seguir en situaciones críticas como un médico y su equipo al entrar en un quirófano, o policías que están vigilando una concentración de personas ante un partido de fútbol.

Las grandes compañías tecnológicas como Google, Apple, Qualcomm, LG, Facebook, etc… han aprendido de los errores del pasado y ahora se ven fuertes para implementar esta tecnología utilizando gafas, quizás combinándolas con hologramas?. La creatividad sigue aumentando. Me imagino a un cocinero teniendo en sus ojos toda la información de tiempos de cocción, combinación de ingredientes y porcentajes de compatibilidad entre ellos. Todo un mundo por descubrir.

Más artículos de Luis López 

Leave a Reply

blank